Sabías qué...

La hembra del mosquito o zancudo Aedes aegypti es la responsable de transmitir la enfermedad del dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis a los seres humanos. Ello lo hace mediante una estructura en su cabeza llamada probóscide, dentro de la cual hay unas agujas o estiletes con los cuales producen las picaduras.

Por medio de estos estiletes, el mosquito succiona la sangre y también inyecta saliva que transmite los virus, tales como el dengue. Solo la hembra pica y utiliza la sangre para su alimentación, pero principalmente extrae de ella el aminoácido Isoleucina con el cual madura sus huevos.

El zancudo transmisor del dengue produce poco ruido en su vuelo y suele picar en las partes bajas del cuerpo o por la espalda; son muy persistentes en sus intentos de ataque por lo que espantarlos con las manos usualmente no funciona.

Las primeras horas del día y al atardecer son los momentos más comunes en los que ataca, aunque lo puede hacer durante la noche en presencia de luz artificial. Su escondite preferido son los lugares oscuros y deposita sus huevos en llantas viejas, maceteros y los lugares donde se estanca el agua de lluvia.

Hasta el momento se han reportado alrededor de 15.000 casos de dengue, más que en años anteriores. Miles de personas han sufrido de esta peligrosa enfermedad en todo el territorio nacional.

A pesar de los esfuerzos múltiples por combatir el dengue por parte del gobierno y el sector privado, se necesita una mayor conciencia por parte de las personas para eliminar los criaderos, por ejemplo, eliminando el agua estancada que almacena las macetas y las llantas que están en desuso.


Más sobre el Aedes aegypti

 
Principal | INBio | Biodiversidad | Servicios | INBioparque | Editorial | Mapa del sitio | Encuesta